BLOG

En la Comunidad Valenciana, el nuevo Decreto de la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, que regula la referenciación cartográfica y los formatos de presentación de los instrumentos de planificación urbanística y territorial (Decreto 74/2016) supone un hito en la era de la transformación digital, sobre todo con respecto a la presentación de planes y proyectos.

No obstante, ya existen regulaciones anteriores que establecen unos estándares para presentación de la información digital en la administración:

La Orden 1/2016, de 18 de enero, por la que se establece el formato digital para la presentación de proyectos técnicos donde, entre otros aspectos, se regulaban los formatos de presentación de archivos acogiéndose a la NTI (Norma Técnica de Interoperabilidad de Catálogo de estándares).

La ley 13/2015, de 24 de junio, donde se establece un sistema de coordinación entre el Catastro Inmobiliario y el Registro de la Propiedad, para que éste incorpore la descripción gráfica georreferenciada de las fincas registrales, utilizando como base la cartografía catastral.  Y desde el 1 de noviembre de 2015, ya se está exigiendo la presentación de los archivos en catastro en formato gml (archivo xml con contenido geográfico).

La Orden 4/2010, de la Conselleria de Infraestructuras y Transporte, se reguló la presentación en formato digital de los proyectos constructivos de obras, estableciendo este formato como el válido a los efectos de las relaciones contractuales vinculadas a los citados proyectos constructivos.

Además, en otras normativas sectoriales ya se regulaba la presentación de la información cartográfica, por ejemplo, en la normativa de la revisión del PATRICOVA, donde se establecen los criterios para la cartografía de la peligrosidad de inundación (formatos, tipo de geometría, sistema de referencia, topología, modelo de datos, etc). Dándole especial relevancia, no sólo a la presentación de la información en formato vectorial, sino llegando más lejos y estableciendo como formato de entrega un archivo de tipo SHAPE, es decir, el formato de archivo más extendido y popular entre los Sistemas de Información Geográfica (GIS). Además, pone de especial relevancia un aspecto clave, como es el sistema de referencia, a partir de 2007, el Real Decreto 1071/2007 establece ETRS89 como sistema de referencia geodésico oficial en España para la referenciación geográfica y cartográfica en el ámbito de la Península Ibérica y las Islas Baleares.

En la normativa anteriormente comentada, el decreto 74/2016 que regula la referenciación cartográfica y los formatos de presentación de los instrumentos de planificación urbanística y territorial, se regulan también otros aspectos importantes, como pueden ser: la estructura del modelo de datos, nomenclatura de los archivos, formatos de entrega (gml, dwg y shape), topología de la cartografía, metadatos siguiendo el estándar ISO 19115 y los términos urbanísticos y sus abreviaturas. Además, se regulan de forma bastante estricta aspectos de forma, como son la estructura de capas y los códigos de colores, líneas y símbolos de toda la cartografía.

Por último, y por “salirme” de la parte cartográfica, en dicho decreto también se establece un formato para las fichas de datos tanto para el planeamiento general como para el planeamiento de desarrollo.

En la actualidad gran número de profesionales trabajan con cartografía vectorial, la gran mayoría trabaja sólo con archivos CAD (dwg) y sólo un número muy reducido tienen en consideración el sistema de referencia de la información que emplean. Esto genera muchos quebraderos de cabeza para algunos, sobre todo cuando tienen que cruzar cartografía de distintas fuentes y de distintos años, cartografía antigua que con un poco de suerte te la encuentras en un sistema de referencia obsoleto (European Datum 50) y que en el peor de los casos (los más habituales), te la encuentras sin georreferenciar, referida a una coordenada 0,0, que no corresponde a ninguna parte del mundo; por lo tanto, te toca hacer malabares para poder llevarla al sitio y conseguir que todo cuadre.

Por lo tanto, es imprescindible que todos los profesionales se suban al tren de la transformación digital y que, en lo referente a cartografía, abran la mente a ese “otro mundo” que son los Sistemas de Información Geográfica, ya que como estamos viendo, la demanda de este modelo de datos está llegando al sector público y esto nos afecta de forma directa.

Call Now ButtonLLAMAR 615 14 47 37
× ¿Cómo puedo ayudarte?